Sketching in Bournemouth

Algún tiempo atrás, me encontraba en el aeropuerto de Valladolid. Era un verdadero oasis de calma, donde solo un murmullo de conversación interrumpía la brisa suave e refrescante que soplaba por la terminal.

Mi trabajo de artista me ha llevado a muchos sitios desde entonces, pero, siempre, son los rincones diarios, los fragmentos de la vida cotidiana los que más me atraen.

A través de la pintura espero señalar la importancia y la belleza de todos aquellos sitios a los que no solemos prestar atención. Me refiero a los lugares de paso, de espera y contemplación que tienen mucho más valor del que pensamos.